Pequeños ingenieros que crecen

11 de gener de 2015 by in category General with 0 and 2

Una compañía tarraconense está consiguiendo que la ciencia y la tecnología se conviertan en un ‘hobby’ para los escolares.
Próximamente presentará también la marca Innova Jove.

Motivar a futuros ingenieros

Cuando Adrián Garcés y Vasil Nikolaev constituyeron Petits Enginyers pensaron en un proyecto para divulgar la ciencia y la tecnología entre los niños, más allá de las aulas. Creían que sus talleres serían una buena actividad extraescolar para intentar explicar la robótica o la electricidad a partir de demostraciones concretas. Sin embargo, cuando la firma está a punto de cumplir su segundo año, ya está colaborando con más de media docena de escuelas del Camp de Tarragona. Además ofrecen formación a profesores de tecnología, que necesitan actualizar sus conocimientos permanentemente.

«La filosofía de la empresa es la misma. No hemos dejado de hacer lo del primer día, pero el éxito es que hemos conseguido dejar de ser una extraes- colar para colaborar de una forma estable con los centros», explica Adrián Garcés. Su crecimiento ha sido progresivo, aunque en buena parte se debe a la colaboración que han establecido con las fundaciones Vedruna y La Salle.

«Adaptamos el material y la formación según el presupuesto de la escuela. No obstante, como nosotros disponemos de los utensilios no les resulta tan caro y esto permite que puedan hacer asignaturas de una forma más dinámica», argumenta Adrián Garcés. A partir de estas actividades, este joven empren- dedor ha conseguido introducir una asignatura sobre robótica entre los alumnos que realizan la sexta hora en el Sagrat Cor de Tarragona.

Petits Enginyers es el proyecto que concibieron estos dos jóvenes ingenieros para motivar, a partir de la práctica, a futuribles profesionales. Invirtieron 300 euros para comprar los materiales y se dieron de alta como autónomos. A partir de aquí empezaron a entrevistarse con algunos directores de escuela para presentarles su iniciativa.

El Sagrat Cor de Tarragona fue el primer centro que hizo la apuesta y, personalizando los contenidos según las necesidades de cada escuela, la mancha de aceite ha ido creciendo día a día. Con todo, la previsión es de cerrar el primer año con una facturación de 40.000 euros.

Petits Enginyers realiza actividades con siete escuelas y está empezando a desbordarles. «Estamos llegando al límite. A partir de ahora nos constituire- mos oficialmente como SL y tendremos que contratar a personal. Pasaremos a ser una empresa de cara y ojos, cuando inicialmente la intención era de hacerlo como una actividad complementaria», argumenta. Un trabajo que no será sencillo ya que las incorporaciones no serán simples monitores, sino perfectos conocedores de la materia.

Innova Jove: una nueva marca

Paralelamente Petits Enginyers está a punto de lanzar la marca Innova Jove, con actividades para niños de más de 12 años. Será durante este mismo mes de enero con el objetivo de que sea una realidad a partir del día 6 de febrero, cuando en Reus va a celebrarse la feria Diymania. «La idea no es cambiar una esencia que funciona sino una nueva marca para que los jóvenes se identifiquen con el proyecta», explica Garcés.

Los niños de 12 a 16 años del instituto Vidal i Barraquer de Cambrils serán de los primeros en sumarse en el proyecto. Van a hacerlo construyendo su propia impresora 3D.

Esto supondrá que trabajarán con todas las franjas de edad, ya que estos dos ingenieros también realizan actividades de formación en el TecnoEspai, dirigidas a los mayores. «Intentamos llegar a todo el mundo», sentencia Adrián Garcés.

Cuando está a punto de cumplir su segundo año, Petits Enginyers ya ha diseñado Innova Jove, una iniciativa que suma la colaboración de las escuelas, la universidad y el sector privado. Su mecanismo es similar a la First Lego League, en el que los centros educativos compiten para superar un desafío.

En este caso va dirigido a estudiantes de cuarto de ESO y primero de bachillerato que realizan su trabajo de investigación en grupo. La idea es que estos alumnos realicen su proyecto tutorizados por estudiantes de ingeniería que ya están en la universidad. Estos grupos compiten con los otros equipos del propio centro y los ganadores podrán pasar a la segunda fase, en la que competirán con los otros institutos. Por su parte, las empresas que participen en la iniciativa aportarían los recursos necesarios para tirar adelante con el proyecto, vinculando su marca con la idea de responsabilidad social hacia el territorio.

«Los centros no podrían plantearse algo así por sí solos, porque no disponen de los recursos. También gana la universidad ya que estás divulgando la ciencia y la tecnología de una forma atractiva, con la finalidad de que en un futuro tengan a más alumnos y de motivar a los que ya tienen. Uno de los prin- cipales problemas de las carreras técnicas es que no consiguen mantener el interés», explica Adrián Garcés.

La idea la han planteado a lo largo de la segunda edición del programa Yuzz, que se ha celebrado en Tarragona. Sin embargo, sus impulsores, que ya tienen toda la infraestructura necesaria para impulsarla, la mantienen en stand by a la espera de conseguir el financiamiento ne- cesario.

Calculan que requerirá entre 5.000 y 10.000 euros y esperan poder empezar a partir de septiembre.

Artículo de Núria Riu en el Diari de Tarragona.

PETITS ENGINYERS | ORGULLOSOS DEL NOSTRE PETIT PROJECTE DIY | PETITSENGINYERS.COM